Seguir en twitter

sábado, 19 de octubre de 2013

EL KEIRETSU CORPORATIVO JAPONÉS

Autor: Rafael Cruz Osuna

Keiretsu (系列) es un término japonés que hace referencia a un modelo empresarial y de mantenimiento empresarial en el que existe una coalición de empresas unidas por ciertos intereses económicos.
Es un tipo de grupo de negocios donde una empresa central, que no es una cúspide jerárquica (es decir, no posee una cabeza visible), tiene como objetivo desarrollar un entorno económico adecuado que ayude a diferentes empresas a autocoordinarse entre sí para aunar esfuerzos y posteriormente realizar un reparto equitativo de los resultados.

Suele ser una estructura basada en tres partes:
  • Un banco general y otras corporaciones financieras (bancos fiduciarios, bancos de inversiones, compañías de seguros, etc.), que actúan como inversores de las compañías del grupo.
  • Una compañía comercial, encargada del marketing y el comercio nacional e internacional de las compañías del grupo.
  • Una compañía industrial normalmente importante, que agrupa a otras tantas industrias más pequeñas. Estas industrias mantienen gran independencia entre ellas pero comparten departamentos y acuerdos económicos dependientes con los otros 2 componentes del Keiretsu.

Para explicar el sentido de esta estructura empresarial hay que volver atrás en la historia donde tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos quiso deshacerse de los grupos económicos japoneses que monopolizaban la economía y que habían formado parte de la maquinaria militar.

Esos grupos eran denominados Zaibatsu. Fueron grupos exitosos que nacieron con el impulso modernizador de Japón en el marco de las teorías desarrollistas, las cuales pasaron a formar parte, posteriormente, del ideario militarista del Estado. El Zaibatsu tenía una estructura de propiedad piramidal. La cabeza normalmente era una familia y estaban promovidos por el gobierno Meiji del Japón de la época.

Tras la derrota, fueron disueltos. Pero al cabo de unos años los componentes de los Zaibatsu volvieron a agruparse, esta vez sin cabeza visible, con el fin de evitar ser castigados por las leyes antimonopolio. El resultado fueron los denominados Keiretsu.

Alguna diferencia entre el antiguo Zaibatsu y el nuevo Keiretsu es que este último posee una estructura mucho más horizontal, con una menor cadena de mando.
Además, en el Keiretsu existe una participación o propiedad cruzada donde las empresas agrupadas bajo el paraguas de los Keiretsu participan del capital social de unas y otras sin llegar nunca a hacerse con el control de alguna en particular. La participación suele no superar el 5% del patrimonio social.

La coordinación de las actividades del grupo se realiza de manera muy simple mediante canales informales como reuniones en clubes privados, juegos de golf, etc.

Cabe destacar que las pequeñas corporaciones afiliadas al grupo, que trabajan para las compañías mayores, otorgan la flexibilidad necesaria como elemento esencial entre otros del éxito del grupo, ya que son empresas medianas que se rigen por reglas muy distintas a las del resto de compañías mayores del Keiretsu.  En caso de que se presente algún problema (por ejemplo la subida del yen, mayor competitividad en los mercados externos, etcétera), estas pequeñas empresas servirán de colchón para el Keiretsu.

Trabajan, normalmente, basándose en el proceso productivo just-in-time, el cual consiste en mantener inventarios muy reducidos y fabricar productos a pedido, en la medida justa que sean requeridos por las compañías del Keiretsu.

Muchos de estos grupos se han convertido en cuasimonopolistas al servicio de la modernización de Japón. Estos grupos funcionan como una red regularizada de proveedores que mejora la eficiencia de los procesos de producción.

Aunque en el Keiretsu existe mayor movilidad y rotación de empleados y obreros, los empleados y obreros gozan de menores beneficios.

La cultura corporativa es distinta del modelo estereotipado que se conoce de las compañías japonesas. En este caso los trabajadores le deben fidelidad a su empresa en cuotas menores que en las grandes compañías y es más raro encontrar obreros y empleados con contrato vitalicio, al contrario que sucede en el modelo estereotipado.

Algunos ejemplos de importantes grupos Keiretsu pueden ser: Grupo Mitsubishi (Keiretsu horizontal), Grupo Toyota (Keiretsu vertical), Grupo Honda (Keiretsu vertical), Grupo Nissan (Keiretsu vertical), Hitachi (Keiretsu vertical), Sony (Keiretsu vertical), Toshiba (Keiretsu vertical).

A diferencia del sistema Holding americano, en el Keiretsu, no es necesario que las empresas pertenezcan todas a una sola sociedad.

En relación al marketing de servicios el Keiretsu cohesiona redes de proveedores que continuamente aprenden, mejoran y prosperan junto con sus empresas matriz obligando en cierto modo a las empresas a comprar los componentes o productos a determinados proveedores, traduciéndose en costos y compromisos adicionales, todo ello muy parecida a la relación que mantienen los interproveedores mediante los vínculos y compromisos con la empresa a la que abastecen.
Otra posible referencia puedes ser las marcas paraguas y los Keiretsu formados por grupos corporativos, como pueden ser Sony o Toyota, en los que en ocasiones estos ejercen una función protectora (podríamos decir que sucede algo parecido al family branding) o marcas paraguas con sus componentes filiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario